Las fiestas decembrinas son el momento más deseado del año para recargar energía y poder convivir con la familia, asistir a fiestas entre semana, comer cosas fuera de la dieta cotidiana y disfrutar del tiempo libre; pero la vuelta al trabajo puede representar todo un desafío después de tanta diversión y excesos.

La rutina nos ayuda a organizar nuestras costumbres y generar un estilo de vida determinado, la hora a la que nos despertamos, los horarios de comidas, prácticas laborales… sin embargo, en las vacaciones nuestros hábitos cambian totalmente y el reclutamiento puede ser muy estresante, tanto o más que antes de irnos de descanso.

Hay algunas cosas sencillas que nos pueden ayudar a integrarnos a la rutina sin tanto drama y estrés.

1) Paciencia

Es importante que tomes en cuenta que es probable que necesites algunos días para adaptarte nuevamente al ritmo de trabajo, ten paciencia contigo mismo. Recuerda que los candidatos también se encuentran de vacaciones, por lo que puede resultar más difícil contactarlos y se complica entregar resultados. Sé paciente.

2) Planificación y organización

Tomate unos minutos al final del día para planear tus actividades del día siguiente. Recuerda que a veces no todo sale como lo planeamos, pero jerarquizar las actividades también puede ser muy útil para no estar desorientados durante el día y poder enfocar nuestros esfuerzos de reclutamiento de manera más eficiente.

3) Buena alimentación

Una buena alimentación puede ayudarnos a tener más energía, a pensar mejor y a tener menos flojera al retomar la rutina.

4) Ejercicio

Algo tan simple como tomar las escaleras en vez del elevador puede ayudarnos a activar nuestro cuerpo. Si acostumbrabas ir al gimnasio o caminar, es un buen momento para retomarlo. Puedes iniciar con ejercicios más leves o una distancia menor e ir aumentando la intensidad hasta retomar tu rutina habitual.  30 minutos de ejercicio al día pueden hacerte sentir mejor y tener más energía durante el día laboral.

5) Enfócate en los aspectos positivos

Iniciar el día con optimismo y alegría, es una buena forma de tener un buen día. Si te es posible, tómate unos minutos cada tanto para estirarte, levantarte de tu asiento o respirar correctamente, meditar un poco puede ayudarte a sentirte bien contigo mismo y lograr mejores resultados.

6) Imagina qué te gustaría hacer éste año.

Imagina algún proyecto que te ilusione, puede ser muy positivo porque aumenta nuestra motivación y disposición para mantenernos constantes en la consecución de objetivos.

 

Recuerda que el tener una rutina, disciplina e ilusiones que nos proyecten hacia el futuro, tanto en el ámbito personal como profesional es muy importante para sentirnos motivados. También es fundamental dividir los objetivos en metas pequeñas, a corto plazo y alcanzables para que puedas realizarlas poco a poco y sin tanto estrés. Pero lo más importante de lograr las metas…

¡Es disfrutar el recorrido! Lo mejor de la vida son las pequeñas cosas.

Acerca del Autor

Fransueli Varela es Lic. En Administración de empresas y se dedica a atraer talento desde hace más de 13 años, tiene una sólida experiencia en tecnologías de la información y ha trabajado en empresas transnacionales como Softtek o Indra. Actualmente forma parte del Talent Acquisition Team de ScreenIT. Es apasionada del baile de salón, el cine, nadar y de la buena carne y el vino.

1
0
Share:

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *